Actualidad

De la Semana Santa cordobesa

19/01/2010

Fallece Dª. Cándida Pelegrina Pelegrina

"El pasado 17 de enero, fallecía Dª Cándida Pelegrina Pelegrina, madre de D. Juan José Asenjo Pelegrina, Arzobispo de Sevilla y Administrador Apostólico de Córdoba, a los 89 años de edad, tras una larga enfermedad.

Numerosas personas han acompañado a D. Juan José en estos duros momentos de su vida. El Obispo de Huelva, D. Joan Vilaplana, quien se trasladó a la ciudad para darle personalmente el pésame; también sacerdotes de Córdoba y Sevilla, religiosos y religiosas, seminaristas, numerosos fieles y autoridades locales y regionales…

La Capilla Ardiente fue instalada en la capilla de Ntra. Sra. del Pilar, en el Palacio Episcopal, durante todo el día hasta la mañana siguiente, que se celebró la Misa Exequial, a las 9:00 h. en la Santa Iglesia Catedral. D. Juan José Asenjo, visiblemente emocionado, celebró por la mañana una Eucaristía por el eterno descanso de su madre. Durante la homilía, compartió con los fieles las virtudes de su madre que la caracterizaban como buena esposa y madre solícita, de profunda vida de piedad y de una gran devoción a la Virgen Santísima. Reconoció que su vocación sacerdotal es un don de Dios pero no cabe duda que fue fruto de las oraciones y la compañía de su madre. Por la tarde, se rezaron vísperas y se celebró otra Eucaristía en la que D. Juan José volvió a recordar la religiosidad de su madre, el esfuerzo que hizo por educar a los tres hermanos y el espíritu de entrega y sacrificio.

D. Juan José estuvo arropado en la Misa Exequial por D. Javier Martínez, Arzobispo de Granada, por el Cabildo de Córdoba y Sevilla, miembros de la Vida Consagrada, seminaristas, sacerdotes de Córdoba y Sevilla, numerosos fieles y autoridades autonómicas, provinciales, académicas y judiciales, que quisieron encomendar a la misericordia de Dios el eterno descanso de Dª. Cándida Pelegrina. En la homilía, D. Juan José quiso, en primer lugar, también en nombre de sus hermanos y sobrinos, “dar gracias a Dios por el don de nuestra madre, de quien recibimos la vida y que supo trasmitirnos la fe, por su vida sencilla, discreta, humilde y sinceramente piadosa, que ha hecho del trabajo, del servicio y entrega a nuestro padre, a nosotros y a todos aquellos que la han necesitado, la razón de su vida”.

En los últimos años, la vida física de Dª. Cándida Pelegrina se desmoronaba debido a la enfermedad, pero al mismo tiempo que se desgastaban sus fuerzas, “crecía en ella la piedad, la confianza en Dios, la entera aceptación de su voluntad y el ejemplo de una vida cristiana, sencilla, recia, sacrificada, profunda y amorosa”. Señaló que han visto crecer el poder de la enfermedad que desde hace diez años tuvo a su madre en una silla de ruedas, pero, a la vez, “hemos comprendido mejor el amor de Cristo que quiso abrazar la inmovilidad de la Cruz, en la que están clavados los pobres, los marginados, los ancianos y los enfermos terminales, que deben ser objeto preferente de nuestro amor, y, en nuestro caso, los sacerdotes y obispos, de nuestro servicio ministerial”.

Manifestó, también, que el misterio pascual de Cristo “es el camino de nuestra salvación y su resurrección es la fuente, el manantial y la certeza de nuestra resurrección”. Y añadió que “de aquí parte nuestra esperanza y nuestra fortaleza, ya que ni la vida ni la muerte son poderes superiores a Cristo y, por tanto, nada ni nadie nos puede arrancar del amor de Dios manifestado en Él”.

El Sepelio tuvo lugar en Sigüenza previo funeral en la parroquia de Santa María. En la celebración de la Eucaristía concelebraron el Cardenal Fray D. Carlos Amigo, Arzobispo Emérito de Sevilla, D. José Sánchez, Obispo de Sigüenza-Guadalajara, D. Demetrio Fernández, Obispo de Tarazona, D. Jesús Sanz, Arzobispo Electo de Oviedo; D. Carmelo Borobia, Obispo Auxiliar de Toledo, D. Juan Antonio Martinez Camino, Obispo Auxiliar de Madrid y Secretario de la Conferencia Episcopal Española, Cabildo de Sigüenza-Guadalajara, Consejo Episcopal de Sevilla y Córdoba así como numerosos sacerdotes de Sigüenza, Toledo, Madrid, Sevilla y Córdoba. D. Juan José y su familia estuvieron arropados en todo momento por numerosos seguntinos. "
Compartir:
Llamar ahora 957482796
Formulario
de contacto