Actualidad

De la Semana Santa cordobesa

01/05/2011

Entrevista a Miguel Ortiz y Manuel Jurado

"Entramos en el taller y la mezcla de olor a madera e incienso nos traslada a una tarde cualquiera de Semana Santa.

Nos acomodamos en una pequeña sala con las paredes llenas de fotografías de los pasos y enseres que han elaborado y con sus diseños. A la izquierda, una estantería repleta de libros cofrades y de arte dan muestra del proceso de estudio que lleva aparejado cada uno de sus trabajos.

Se les nota algo nerviosos, como si esto de las entrevistas no fuese lo suyo, pero se relajan, al fin y al cabo esto no es más que una charla cofrade.

¿Cómo empezasteis en el mundo de las cofradías?

Miguel Ortiz (M.O.): Yo tengo muchos recuerdos, pero quizás el primero es en la hermandad de la Agonía donde salí un año de nazareno por ser mi barrio, aunque desde muy pequeño soy de la hermandad de la Estrella, que es la que considero realmente mi hermandad.

Manuel Jurado (M.J.): Yo soy de Cabra y mis inicios son en la hermandad del Huerto de esta ciudad donde salía como nazareno y donde participé activamente hasta llegar a Córdoba.

¿Cómo surge la posibilidad de dirigir vuestra vida profesional al ámbito cofrade?

M.J. Pues surge de un modo un poco inesperado. Los dos estábamos formándonos en la escuela taller de la Diputación de Córdoba pero como de ornamentación enseñaban poco, por las tardes nos íbamos a una cochera que tiene Miguel y allí íbamos practicando. Un buen día coincidimos con un chico de mi pueblo que nos comentó que estaba haciendo una Cruz de guía para su cofradia –el Preso de Cabra- y que si le queríamos echar una mano porque había unas hojas que se le estaban resistiendo. Nos trajo el diseño, le fuimos añadiendo ornamentación y básicamente hicimos lo que estábamos haciendo en la cochera por las tardes.

M.O. Antes de terminarla otra hermandad de Cabra nos pidió que le hiciésemos la Cruz de Guía y así fue como empezamos. Después fue cuando llegó la hermandad del Huerto de Cabra que nos encargó un proyecto de paso para presentarlo a los hermanos. Al principio lo rechazamos porque nosotros no teníamos pensado montar un taller propio y creíamos que nos faltaba todavía formación pero nos insistieron y al final accedimos a hacerles un diseño.

M.J. Fue curioso, porque al primer cabildo fue un diseño del taller de los hermanos Caballero, otro de Martin y el nuestro y cuando fue el nuestro el que salió elegido pues ya tuvimos que plantearnos la forma de trabajar, alquilar un local pequeñito y empezar a trabajar como un taller.

El paso de misterio del Buen Suceso es vuestro primer gran proyecto en Córdoba. ¿Cómo se pone la hermandad en contacto con vosotros? ¿Cómo afrontáis este reto?

M.O. Nuestro taller estaba cerca de la casa de hermandad del Buen Suceso y habitualmente recibíamos la visita de algunos de sus hermanos con los que teníamos una buena relación, porque a todos nos interesaba todo lo relacionado con las cofradías.
Ya posteriormente, cuando el actual hermano mayor presentó su candidatura, vino a hablar con nosotros porque quería que este fuese uno de los proyectos principales de su mandato y quería tener un diseño.

M.J. El trabajo lo afrontamos con ilusión, con respeto… la verdad es que es la primera vez que vamos a poner un paso en la calle en lo que podemos llamar nuestra ciudad y es una responsabilidad muy grande.

Por lo que conocemos del paso tiene un gran trabajo de estudio, ¿Qué detalles vamos a encontrarnos en el mismo?

M.O. El principal estilo es la rocalla y lo hemos utilizado porque por lo que hemos podido averiguar cuando el Señor del Buen Suceso estaba en la Magdalena su retablo era de este estilo y hemos querido recuperar esto. Además la rocalla es algo muy utilizado en los retablos cordobeses pero no así es sus pasos. Cuando en realidad las grandes peanas procesionales han seguido este estilo, como es la de la Virgen de los Dolores, la peana de San Andrés…

En cuanto a la imaginería del paso hemos incluido la figura de las sibilas que eran figuras mitológicas que luego son incluidas en la religión cristiana y así las podemos ver por ejemplo en la capilla Sixtina.

M.J. También encontraremos nubes con rayos que es un recurso muy retablístico propio del Barroco y el Rococó y que podemos ver en grandes Catedrales como la de Toledo. También encontraremos varios tipos de flores como lirios, azucenas y flores de pasión que hacen todas alusión a la Virgen de los Dolores que es la otra Titular de la hermandad que va en este paso.

M.O. En cuanto a su estructura lo que hemos querido hacer es una peana sobre la cual veamos el canasto, que será un canasto pequeño. Los pasos no dejan de ser peanas procesionales y hemos querido recuperar esta idea.

¿Cómo repartís el trabajo en el taller?

M.J. Los dos sabemos hacer de todo pero a la hora de la verdad nos repartimos el trabajo. Miguel pinta muy bien y algo que a él apenas le cuesta esfuerzo a mi me supone un gran trabajo. Entonces yo prefiero dedicarme más a lo que es el trabajo de carpintería.

M.O. Y el trato con el cliente, que también es muy importante. Luego lo que es trabajo de talla si que la solemos llevar los dos a la vez.

¿Qué trabajo lleváis a cabo en vuestras hermandades?

M.O. Yo pertenezco a la junta de la hermandad de la Estrella donde soy prioste.

M.J. Yo soy diputado de mayor en la hermandad de la O aunque como todavía somos pro-hermandad en realidad los cargos no están definidos. Todo el mundo hace de todo y ayuda en lo que puede.

¿Cómo lleva la familia todo esto?

M.O. Sobre todo en esta época regular, pasamos más de 12 horas en el taller y a la familia, la novia, los amigos… es imposible llevar todo para adelante.
Pero bueno, ellos lo entienden, nos visitan y nos traen el avituallamiento (risas)

M.J. Así que cuando llega el Domingo de Ramos nos alegramos doblemente, porque llega Semana Santa y porque tienes la satisfacción de haber entregado todo el trabajo y
poder disfrutar.

Para concluir quisimos hacer un pequeño cuestionario para conocer mejor a nuestros anfitriones.

Miguel Ortiz

Un paso: El del Silencio de la Amargura de Sevilla. Y de Córdoba un paso que desgraciadamente se perdió, el del Silencio del Cerro.

Un lugar para ver cofradías: la plaza de la Compañía.

Una marcha: Saeta cordobesa

Manuel Jurado

Un paso: yo me quedo con el de los Servitas de Sevilla. Y de Córdoba con el del Sepulcro.

Un lugar para ver cofradías: el patio de los Naranjos.

Una marcha: Virgen del Valle.




Fotos. Antonio José Poyato"

Galería de imágenes


Compartir:
Llamar ahora 957482796
Formulario
de contacto