Actualidad

De la Semana Santa cordobesa

11/09/2009

Entrevista a Martín Pedregosa. "Pasión y Gloria: una, sin otra, no tienen sentido"

"Este curso cofrade se inicia, el próximo domingo, con la salida de Nuestra Señora de Villaviciosa desde la Parroquia de San Lorenzo, después de más de cincuenta años sin hacerlo. En el número 32 de Santa María de Gracia se encuentra la Casa Hermandad, donde Martín Pedregosa, el Hermano Mayor, nos cuenta cómo se viven los días previos de tan importante acontecimiento.

- Querido Martín, ¿cómo explicarle a un cordobés de a pie lo que es una Hermandad de Gloria?
Es una Hermandad exactamente igual que una de penitencia. Tenemos los mismos fines, el mismo punto de partida, que es la devoción a la Santísima Virgen, a un santo… En definitiva, algo que no rodee la Pasión, puesto que estas Hermandades serán de penitencia. Por otro lado, toda Hermandad, para considerarse como tal, debe cubrir tres parcelas: la cultual, en este caso a una advocación de la Virgen o a un santo; la formativa, dirigida a todos los hermanos, a la feligresía y hacerlo extensivo en vida parroquial; y la obra social y la caridad. Las tres hacen que una Hermandad sea completa.

- Un reconocido cofrade de Gloria dijo que las Hermandades eran el reflejo de los estados de ánimo de María, que llora en Semana Santa tras su Hijo, pero que ahora ríe…
En efecto, y no puede estar mejor expresado. La vida de la Virgen tuvo que pasar por muchísimas facetas, no pudo estar llorando todo el tiempo. Tuvo que gozar de su niño, de su familia…y son todos esos misterios los que veneramos las Hermandades de Gloria.

- Ángeles, Amparo, Auxiliadora, Carmen… ¿Auge espontáneo de las hermandades letíficas, o vuelta natural a lo que nunca debió languidecer?
Es cierto que nunca debió languidecer el culto a las Glorias de María pero, con el trabajo que nos cuesta a estas Hermandades subsistir, salir adelante y avanzar, estas últimas nuevas salidas procesionales y Coronaciones y la consolidación de estas Cofradías son el fruto de muchísimos años de trabajo, fe y tesón de unos hermanos que, en los tiempos difíciles, y siendo las Hermandades de Gloria menos apoyadas y, por tanto, más débiles que las de Penitencia, se esforzaron por obtener el fruto que hoy vemos.

- Desgraciadamente, estas Hermandades aglutinan las devociones más antiguas de la ciudad, pero gozan de un tirón popular menor que las de penitencia. ¿Necesitan las Glorias ayuda?
En primer lugar, deberíamos ser conscientes de lo que significan las Hermandades de Gloria. Siempre es necesario conocer la historia, y la de Córdoba se escribe a través de las devociones de los barrios, de las patronas de las collaciones, etc., y es a partir de éstas de donde nacen las primeras Hermandades de Penitencia. Pero una cosa y otra no deben estar reñidas, ya que todo cofrade debe amar a sus Cofradías, ya sean de Gloria o de Penitencia, ya que el sentimiento cofrade es una razón de ser, de vivir una fe, y se vive exactamente igual en un sitio que en otro. No hace falta ver a la Virgen llorando o a Cristo sufriendo para saber que Él es nuestra salvación, también podemos llegar a él desde una Hermandad de Gloria. Por tanto, los cofrades deben ser conscientes de que hay que ayudar a estas Hermandades, y que hay que tejer esa gran red donde todos vayamos unidos, donde se haga definitiva la unión entre Pasión y Gloria, porque una, sin la otra, no tiene sentido.

- Y es que entre los cofrades de nuevo cuño, parece que se tiende a separar la Semana Santa como algo más relevante que otras cosas como las Glorias o, incluso, el Corpus Christi. ¿Es un planteamiento equivocado?
Sin lugar a dudas, es un razonamiento absolutamente erróneo, y que tiene su origen en la falta de formación de muchos de los que llegan a las Cofradías, en el desconocimiento de las raíces de nuestra devoción y en la voluntad de poner a las Hermandades gloriosas como entidades de segundo orden dentro de las Cofradías.

- Más de quinientos años de Hermandad, ¿por qué más de cincuenta para volver a verla procesionar?
Como hemos dicho anteriormente, las Hermandades de Gloria sufren una crisis importante que incide más en su actividad por ser éstas más débiles. En nuestro caso, cuando desaparece la parroquia de San Juan de Letrán y nos trasladamos a San Lorenzo, en ese transcurso de tiempo se pierde la práctica totalidad de los enseres que tenía la Hermandad, y además la Hermandad se debilita hasta un punto de casi desaparición, aunque esto nunca ocurre. Es en los ochenta cuando aparece un grupo de gente con muchas ganas de trabajar, y comienzan de nuevo a darle forma a la Cofradía, empezando prácticamente de cero, porque lo único que se conserva es la imagen de la Santísima Virgen, sin ráfaga ni peana, y el estandarte. Ése es el punto de partida de muchísimos años ya que, antes de pensar en lo que había que hacer para ponernos en la calle, lo que hicimos fue mirar internamente, desplegando una gran obra social, incidiendo en la formación, realizando nuestros cultos, etc. Y, claro está, como no nos podíamos dedicar a aumentar el patrimonio material, porque había que mantener las tres parcelas, además, contando con unos recursos muy debilitados, es por ello que se ha tardado muchísimos años en salir a la calle, teniendo siempre presente el objetivo final, que era que la Virgen saliera con la dignidad que le corresponde, puesto que hablamos de una advocación seis veces centenaria, catedralicia y que, obviamente, no podía salir de cualquier manera a la calle. Y es que nosotros, aunque somos de Gloria, intentamos hacerlo todo con la máxima seriedad. De hecho, yo siempre digo que somos de Gloria, pero los más serios, y acorde a esa afirmación, la Virgen debía salir con un mínimo de calidad. Por eso ha sido tanta la espera.

- ¿Cómo vive la Hermandad su día a día esperando la inmediata salida de la Virgen?
Con ilusión desbordada, muchísimo trabajo, fortaleciéndonos día a día en la fe y…muchísimo miedo, también (Ríe).

- Debe de ser mágico volver a procesionar después de tantos años. Al fin y al cabo, es un hecho que hace historia en la Hermandad.
La verdad es que sí. Yo le decía hace poco a Fernando Chiachío, el capataz, que ese día habrá dos procesiones en la calle: una la que vean mis ojos, y otra la que yo llevaré dentro, porque son muchísimos hermanos que ese día vendrán al recuerdo, que trabajaron mucho y que se fueron sin ver esa realidad que apreciamos hoy, pero yo sé que estarán asomados a los balcones del cielo, disfrutando como nosotros y emocionándose al ver a su Virgen de Villaviciosa en la calle. Por ellos irá la salida procesional.

- Con esta salida se vuelve a hacer historia. ¿Qué se siente al ser el continuador de una herencia devocional e histórica tan rica?
Muchísima responsabilidad. Como sabes, en una Hermandad hay buenos y malos momentos, y yo siempre le he dicho a la Junta de Gobierno que la Santísima Virgen nos eligió en su momento para que fuéramos el vehículo que transportara esa advocación en tierras cordobesas. Nosotros dijimos que sí en ese momento, y será hasta el final. Nuestro lema de Hermandad es “Hágase”, y es eso lo que dijimos cuando la Virgen se fijó en nosotros y quiso que trabajáramos por Ella. En lo que a mí respecta, yo considero que las Hermandades son una gran familia, y puedo decir que, en Junta o no, aunque ésta cambie, Villaviciosa siempre me tendrá a su entera disposición, y me consta que así piensan el resto de los hermanos. Nunca he entendido a aquél que ocupa un cargo y, cuando lo deja, desaparece.

- ¿San Lorenzo o San Juan de Letrán?
Desgraciadamente, San Juan de Letrán nunca lo llegué a conocer. Sí por fotos, por mucho que me han hablado de esa época, del barrio que se volcaba muchísimo, el sacerdote que se subía en una de las fachadas de la plaza a predicar, la misa de campaña…Las procesiones de los años cuarenta y cincuenta eran grandiosas. San Lorenzo nos dio una gran acogida, el barrio tiene una enorme devoción y no me cabe duda de que va a ser igual de hermosa la salida procesional. Sí me quedo con el barrio de San Lorenzo, que para mí es también San Juan de Letrán. Es una pena que la iglesia esté cerrada, porque la historia es la historia y nunca se debió perder. Sin embargo, lo que importa es el futuro, y por él hay que seguir luchando.

- La salida procesional es, en sí misma, un estreno. ¿Podría adelantarnos cómo será el paso en que procesione la Virgen?
El paso tiene un tamaño de 2x2,5 metros de mesa, y constará de una peana central, que es la peana procesional de la Santísima Virgen, de Manuel de los Ríos; cuatro candelabros arbóreos, también de Manuel de los Ríos; y unos faroles costeros, de Angulo. Estreno de este año son las jarras, los faroles costeros y la mesa. Lo demás se ha ido haciendo poco a poco, ejecutando el proyecto que se tenía claro desde hace muchísimos años; primero se hizo la peana, posteriormente los candelabros arbóreos, y así sucesivamente hasta que se ha ido completando la orfebrería.

- En grabados antiguos, pinturas, o incluso en viejas fotografías de las últimas salidas procesionales en la década de los 50 se puede observar cómo la Virgen vestía con manto bordado en oro. ¿Tendremos el privilegio de volver a ver tan añeja estampa?
Era típico en todas las imágenes cordobesas de pequeño tamaño que se recubrieran con este tipo de manto: cónico, con una entrada ojival por la que aparecía la Imagen. Este año habrá otro estreno, que será la recuperación de esa vieja estampa, con un manto ejecutado por Antonio Castelló.

- La banda de la Esperanza acompañará el histórico acontecimiento ¿Cuál será el repertorio que ilustre el caminar de la Virgen?
El repertorio estará compuesto en su práctica totalidad de marchas gloriosas y cordobesas, y gozará de significado tanto el momento en que se toquen como el porqué de su elección. La banda ha montado “Nuestra Señora de Villaviciosa”, de Pedro Braña, especialmente para la ocasión, y podremos escuchar “Saeta Cordobesa”, “Ángeles, Reina”, “Un Recuerdo”, entre otras muchas.

- Se cuida el patrimonio musical en esta salida, mimando especialmente la riqueza de la marcha procesional de nuestra ciudad.
La de Villaviciosa es una advocación muy cordobesa, y que además cruza fronteras, y entendíamos que teníamos que cuidar lo nuestro, y que la música no podía ser de otra forma: la Santísima Virgen tenía que ir acompañada por una banda muy cordobesa, como es la de María Stma. de la Esperanza, y por supuesto con unas marchas ya cordobesas ya gloriosas, pero adecuadas a lo que se representa.

- En la salida procesional se le rendirá homenaje al Padre Cristóbal de Santa Catalina. ¿De qué forma se realizará el mismo?
He de decirte que, igual que en el patrimonio o la música, se ha cuidado mucho el dotar de significado a la salida procesional como totalidad. El objetivo de la procesión aparte, por supuesto, de que la Virgen salga a la calle y llegue al corazón de todos los cordobeses, vamos a hacer una visita a la tumba del Padre Cristóbal de Santa Catalina, fundador de las Hermanas de Jesús Nazareno, y gran devoto de la Virgen de Villaviciosa. Fue tanto lo que él amó a la Virgen, que Ella irá a verle, y la Hermandad hará una ofrenda floral ante su tumba. Esto ocurrirá aproximadamente a las 20:15 horas aproximadamente, y la Virgen hará entrada en la Capilla de Jesús Nazareno, y habrá un acto muy hermoso, amenizado por la Coral de San Juan de Ávila. Acto seguido, la procesión continuará hasta San Agustín para regresar a San Lorenzo por calle Montero y Jesús del Calvario.

- Sabemos que no hay memoria histórica para los cristianos que, como el vaquero Hernando, tuvieron que rescatar a muchas de nuestras imágenes para que no ardieran en las llamas de la ignominia pero, bajo su punto de vista, ¿continúa la persecución a nuestra fe en la actualidad?
La Iglesia se encuentra perseguida en la actualidad. Es por ello que los cristianos debemos mantenernos unidos y fuertes en nuestra fe, y seguir realizando lo que nos pidió el Señor Jesucristo en su momento: ser apóstoles de nuestra fe y predicar con nuestro ejemplo. Más aún cuando nuestra fe se encuentra en el punto de mira de los que esperan el más mínimo desliz para criticarla y condenarla. Por ello, a través de nuestra unión y de la certeza de nuestras convicciones, debemos ser semilla de fe y luz del mundo.

-Ya dijo el papa Juan Pablo II que Andalucía era tierra mariana. ¿“A Jesús, por María”?
Yo, como Hermano Mayor de una Hermandad mariana, tengo que decirte que sí. La figura de María es nuestro ejemplo a imitar, y se refleja en el lema de la Hermandad: “hágase”. Qué mejor para un cristiano que ser instrumento en manos de Dios para lo que Él quiera, para poder aceptar todo lo que Él te mande. Por eso, en mis rezos, le pido fuerza para superar lo que me sea encomendado.

- Un deseo para los próximos quinientos años.
Como Hermandad, que ésta perdure otros quinientos años más, y si es saliendo a la calle, y con las tres parcelas de las que antes hablábamos bien cubiertas, mucho mejor. Y como cofrade, y para todas las Hermandades de Gloria, el mismo deseo, que cada vez sean más fuertes, que cada vez los cofrades estén más inmersos en el mundo de las Glorias, que tengamos más apoyo y, en definitiva, que todos seamos cada vez más una gran familia.

- Muchas gracias por su atención, y nuestros mejores deseos para esta salida procesional.
Muchísimas gracias a vosotros y, por supuesto, hacer extensiva la invitación a todo el pueblo de Córdoba.

Texto: Javier Bazán Benítez
"

Galería de imágenes


Compartir:
Llamar ahora 957482796
Formulario
de contacto